domingo, noviembre 13




Arena mojada, mis ojos se ponen grises, tus pupilas se dilatan; es bizarro  pensar que no podemos ser nada mas que lo que somos en la habitación. No es bueno especular aquello mientras estoy acostada y toda esa realidad flotando a mí alrededor. Fuiste testigo de mis emociones, personalidades, miedos, pasiones, fantasías, e inspiraciones,  te gustaba hasta parecía interesarte, intentabas investigarme y tratar de adivinar lo que no era capaz de decirte, no es eso exactamente, mi rutina es demasiado aburrida para ser contada, no hago nada importante durante el día, limpio por la noche, y tomo café antes de dormir, me asusta aferrarme, odio sentir. Solía ser una de esas personas que se hacen sentir en las personas que no sienten nada e incomodar con la mirada, estar en “otra’’ cuando me hablan, y escuchar música y ver televisión, no poder memorizar e improvisar, mirar y no observar, soñar con los ojos abiertos, vivir con los ojos cerrados, escuchar lo que quiero ir cuando dices palabras, y ver acciones cuando no accionas. Tratar de olvidar lo que jamás paso, tratar de bailar en ese bar sin sonido, escuchar una canción al mirar una guitarra, tocar acordes que jamás existieron, fotografiar la nada, ver películas toda la madrugada, encender un cigarrillo mojado. Fui inequívoca al encontrarte de esa forma, tan fácil y espontanea, buscando un salvador en las calles sucias, culpo a nuestra soledad de los secretos que nos envuelven y a la lluvia de nuestra debilidad, mantienes mi humor balanceándose como un péndulo, estas solo en el desierto en mi boca, estamos lejos de dormir, soy el horizonte hacia donde siempre retornas, hagamos algo de lo que podamos arrepentirnos en la mañana. El café podría ser más dulce; o prefieres ese vino barato que tanto te gusta, y si juego con los cubos de hielo; casi valiente, casi enamorada, involuntarios roses, aunque evite los impulsos del pasado, mi mirada no pretende ocultar nada, inconscientemente me remonto de nuevo en ese mundo al que pertenecemos, la lluvia nos espera ahí corrompiendo los minutos, donde el tiempo no existe, nuestra magia es joven, es nuestro punto de encuentro

3 comentarios:

  1. La vida esta irónicamente a la inversa, como tu escrito. Escribes hermoso, me ha llegado al alma preciosa, hace rato esperaba que publicaras, un beso enorme :)

    ResponderEliminar
  2. Espero que tengas un tiempito para pasarte por mi blog, y si te gusta seguirlo. www.amarsufrircrecer.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. me encanta el blog, te sigo =) y espero que me visites, un gran saludo y un beso enorme (L)


    www.loquesienteunaadolescente.blogspot.com

    ResponderEliminar